UV se convierte en la primera institución autorizada en la región para pesquisar nuevas variantes de Coronavirus

Este jueves, el Instituto de Salud Pública de Chile (ISP) entregó a la Unidad Genómica de la Universidad de Valparaíso la autorización para secuenciar muestras de Coronavirus y pesquisar la aparición de nuevas variantes que puedan surgir en Chile.

La decisión la tomó el ISP constatar que los análisis realizados por la Unidad de Genómica UV cumplen con los criterios de calidad establecidos para la secuenciación del Sars-CoV-2. De esta manera, la Universidad de Valparaíso pasa a formar parte de la Red Nacional de Vigilancia Genómica del Sars-CoV-2 del país.

“Para nuestro equipo, es un hito muy significativo, ya que somos la única institución autorizada de la Región de Valparaíso y una de las pocas regionales a nivel nacional, lo que nos permitirá poner el conocimiento y las capacidades instaladas en la UV al servicio del país, particularmente en el contexto de pandemia por COVID-19”, sostuvo el doctor en Ciencias Biomédicas y director de la Unidad de Genómica de la UV, Pablo Moya.

El doctor Moya, quien además es investigador del Centro Interdisciplinario de Neurociencias de la Universidad de Valparaíso (CINV), explicó que “la secuenciación genómica de muestras positivas es crucial, ya que permite identificar no sólo variantes previamente descritas, su linaje y nivel de circulación, sino que también la aparición de nuevas variantes, las que pueden afectar la transmisibilidad del virus, la gravedad de la enfermedad y la eficacia de diagnósticos, terapias y vacunas”.

Por su parte, el director del Centro de Diagnóstico e Investigación de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de la UV, el médico infectólogo Rodrigo Cruz, sostuvo que la aparición de mutaciones y la selección natural de variantes con ventajas evolutivas contribuyen al aumento de la transmisión y gravedad de las enfermedades virales y, eventualmente, a generar una disminución en el efecto protector de las vacunas, lo que a su juicio es una seria amenaza.

“Por esto, la decisión del ISP de sumar a la UV a la red de universidades que se encargan de esta tarea a nivel nacional es muy positiva. Se necesita un mayor esfuerzo en vigilancia genómica de este virus, a través de la secuenciación de muestras y de pesquisar de manera precoz la emergencia de variantes, dado su impacto epidemiológico. Lograr esto hoy resulta clave para el buen control de la pandemia”, dijo el doctor Cruz.

El director del CDIEI-UV precisó que lo ideal es contar con esta capacidad en todas las regiones, en especial en aquellas donde hay aeropuertos o puertos y pasos fronterizos de alto intercambio de personas y mercancías, como es el caso de la Región de Valparaíso.

Análisis de muestras

La Unidad de Genómica UV se ha comprometido analizar 96 muestras por semana. “Nuestra plataforma de secuenciación de nueva generación y única en la región permite escalar hasta varios cientos de muestras por semana; sin embargo, alcanzar dicha capacidad máxima requiere aumentar el personal y automatizar algunos de los procedimientos, lo que podrá evaluarse dependiendo de los requerimientos del Ministerio de Salud u otras instancias”, indicó.

Pablo Moya también adelantó que entregarán informes de secuenciación de manera semanal y la información será posteriormente subida en la plataforma internacional GISAID (Global Initiative on Sharing All Influenza Data), que es una iniciativa del acceso abierto a datos genómicos del virus utilizada a nivel internacional y que facilita la epidemiología genómica y la vigilancia de tiempo real para controlar la aparición de nuevas cepas virales COVID-19 en todo el planeta.