Una tonelada de cables aéreos en desuso han sido retirados desde las calles de Quillota

La noche del lunes 7 de junio, un accidente provocó una grave emergencia eléctrica en plena plaza de Quillota. En la intersección de calles O’Higgins y Concepción, los cables aéreos de servicios básicos se incendiaron, generando un corte en los suministros de electricidad, telefonía, Internet y televisión por cable, que en algunos casos se extendió por un par de días.

Si bien el incidente fue atribuido en forma preliminar al paso de un camión que se enredó en el tendido, no es menos cierto que en muchos puntos de la ciudad pueden apreciarse verdaderas marañas de cables, muchos de ellos en desuso, que no solo provocan contaminación visual, sino que además constituyen un riesgo de accidentes como el ocurrido esa noche.

Desde el año 2012, Quillota cuenta con una ordenanza que regula el tendido aéreo de líneas distribuidoras de energía eléctrica, telecomunicaciones, televisión por cable y otros. Por ello, desde hace algún tiempo el municipo había iniciado un proceso de retiro de cables, el que se vio intensificado a partir del hecho ocurrido en pleno centro de la ciudad.

El trabajo en conjunto con equipos de empresas de telefonía y tv cable han permitido hasta la fecha retirar una tonelada de cables aéreos en desuso desde las calles de la comuna.

“Si bien es cierto, estamos hoy día planteando esta noticia, desde el momento en que ocurrió este incidente y no solo acá, sino en los sectores aledaños, cerca de una tonelada de cables aéreos se ha retirado y nuestra meta es llegar a las cinco toneladas de aquí a fin de año. Estas cinco toneladas están directamente relacionadas con un manejo que hay que hacer del retiro y precisamente que esto signifique un aporte no solo exclusivamente al tema de la seguridad, sino también al reciclaje del material que se está retirando”, detalló el alcalde de Quillota, Óscar Calderón.

Por su parte, el inspector municipal Víctor Cruces Sáez, encargado del plan de retiro de cables, detalló que desde el año 2014 se realiza un trabajo coordinado con las empresas propietarias de los cables aéreos y con Chilquinta, que es la responsable de los postes del alumbrado público, donde los diferentes servicios establecen sus tendidos. Además, detalló cómo opera este trabajo de retiro coordinado junto a las empresas que ya se sumaron.

“Constantemente por parte municipal se hace una revisión periódica de los sectores, además, tomando en cuentas las denuncias de los mismos vecinos o de otras instancias de emergencia, donde quedan cables desconectados o que están impidiendo el paso de algún vehículo o de los mismos vecinos. Recogemos estas denuncias y citamos a las empresas afectadas, identificándolas por las crucetas, que tienen un tipo de color. Pero es eficaz, porque dentro del día nos hacen la respuesta a la emergencia que es solicitada”, aseguró el encargado.

Cabe destacar que este proceso se extenderá -además de las asistentes- a todas las empresas que utilizan sistemas de cables aéreos, en un avance paulatino, que partirá desde la misma Plaza de Armas hacia los sectores residenciales de la comuna, mediante una programación conjunta entre ellas y la Municipalidad.