SMA formuló dos cargos graves a vertedero que opera al interior de santuario y sin permiso ambiental en El Quisco

La Superintendencia del Medio Ambiente (SMA) formuló dos cargos graves contra Luis García Jofré, titular del “Vertedero El Totoral”, ubicado en camino El Totoral, comuna de El Quisco.

El proyecto se ubica dentro de los límites del Santuario de la Naturaleza Quebrada de Córdova, declarado como tal por el Ministerio del Medio Ambiente en julio de 2017 y contempla la cuenca baja del estero El Rosario, ubicada en el límite de las comunas de El Quisco y El Tabo, y que comprende una superficie aproximada de 137,43 hectáreas.

Es justamente en este sector que se localiza este predio que se usa como vertedero para la recepción, acopio y disposición de residuos de materiales de origen vegetal, residuos inorgánicos y escombros de la construcción, provenientes principalmente de actividades municipales.

El primer cargo que formuló la Superintendencia dice relación con la ejecución de un proyecto de acumulación y disposición de residuos orgánicos y escombros, junto con la construcción de un camino interior, dentro de los límites del Santuario que además contempla la ejecución de actividades de extracción de áridos a tan sólo 13,2 metros del lugar, ambos sin contar con la respectiva Resolución de Calificación Ambiental (RCA).

El segundo cargo se imputó por no dar respuesta a los requerimientos de información realizados por la oficina regional de Valparaíso el 7 de mayo de 2018, y además de ser reiterado con fecha 16 de agosto de 2021.

Según confirmó el Superintendente del Medio Ambiente, Cristóbal de la Maza, de acuerdo con los resultados obtenidos tras la exhaustiva investigación llevada adelante por funcionarios de la SMA, “se pudo constatar que la intervención en Quebrada de Córdova alcanzó un área aproximada de 0,46 hectáreas, afectación que se encuentra dentro de los límites del sitio que debe conservar el ecosistema terrestre de bosque esclerófilo mediterráneo costero, en particular de Litre y Peumo”, indicó.

Conforme a que las actividades desarrolladas por el titular, -continuó de la Maza-, “han traspasado los límites de su predio, interviniendo y afectando el Santuario, se pudo constatar que el proyecto debió haber sido sometido al Servicio de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) antes de su ejecución, obligación que hasta la fecha no se ha realizado, más aun cuando se tratan de actividades consistentes en la acumulación y disposición de residuos del tipo orgánico de origen vegetal y escombros, además de la construcción de un camino interior”, sostuvo.

Sanciones

Luis García Jofré arriesga desde la revocación de la Resolución de Calificación Ambiental, clausura o multa de hasta 5.000 Unidades Tributarias Anuales (UTA) para cada infracción.

Por último, el titular del proyecto tendrá un plazo de 10 días hábiles para presentar un Programa de Cumplimiento (PdC) y de 15 días hábiles para formular sus descargos, ambos plazos contados desde la notificación al titular.