Quemas agrícolas y forestales siguen prohibidas en la Región de Valparaíso

En el territorio continental de la Región de Valparaíso y la comuna insular de Juan Fernández, la Corporación Nacional Forestal (Conaf) mantiene vigente la prohibición de hacer uso del fuego para la eliminación de desechos agrícolas y forestales, medida que se extenderá –al menos- hasta el 30 de abril de este año, para prevenir posibles incendios forestales.

Así lo informó el director regional de la entidad, Sandro Bruzzone, quien precisó que “a pesar de que las temperaturas han disminuido, principalmente en la zona costera, las condiciones de tiempo atmosférico aún son proclives para la proliferación y propagación de los incendios forestales”.

Detalló que “debido a la sequía que afecta hace más de diez años a la región, la vegetación permanece con un alto estrés hídrico, lo que la hace muy susceptible a la ignición. Además, de acuerdo a la Sección de Análisis y Predicción de nuestra institución,  podrían registrarse nuevos episodios de altas temperaturas y fuertes vientos en algunos sectores, especialmente en valles y precordillera, lo que incrementa el riesgo y la necesidad de tomar precauciones”.

Por su parte, el jefe regional de la Sección de Prevención de Incendios Forestales de Conaf, Daniel Ariz, manifestó que “el combustible fino muerto (pasto seco) está con una humedad  bajo el 6 por ciento, lo cual hace que las condiciones sean adecuadas para una mayor propagación de incendios forestales, toda vez que la vegetación del bosque nativo está muy estresada”.

Asimismo, recalcó que, si bien para los próximos días se pronostica un sistema frontal, “tienen que haber por lo menos unas tres lluvias continuas para que haya una humedad alta en todo el territorio y, por lo tanto, para que la vegetación mantenga una humedad interna mayor respecto a la que tiene hasta la fecha. Y, en consecuencia, ahí podríamos levantar la prohibición de quemar residuos agrícolas y forestales”.

Cabe consignar que las personas que transgredan la restricción, que podría ampliarse, dependiendo del escenario meteorológico venidero, arriesgan multas desde las 11 hasta las 150 unidades tributarias mensuales, y penas de cárcel, desde los 61 días hasta los cinco años.