¿Qué tanto podrían incidir las próximas elecciones en los contagios de Covid-19?

En los últimos días, diversas autoridades del Ministerio de Salud y representantes del Colegio Médico han hecho públicas sus diferencias frente a la conveniencia de que se realicen las elecciones programadas para el sábado 15 y el domingo 16 de mayo, dado el complejo escenario que todavía vive el país como consecuencia de la segunda ola de la pandemia de COVID-19.

Para las primeras, la baja sostenida que desde hace diez días vienen experimentando los nuevos contagios y los casos activos, junto con la tasa de positividad, permiten mantener a firme las jornadas de votación, si bien admiten que las cifras están lejos de ser óptimas y que el escenario es apenas distinto al que existía en abril, en la víspera de la fecha en la que éstas fueron postergadas.

Por el contrario, los directivos de la entidad gremial insisten en que la situación todavía es frágil y, aunque anunciaron que apoyarán la decisión del gobierno en esta materia, advierten que la mejoría no es homogénea en todo el país, por lo que recomiendan actuar con cautela y no descartar un nuevo retraso de los comicios.

En opinión del director del Centro de Diagnóstico e Investigación de Enfermedades Infecciosas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valparaíso, Rodrigo Cruz, dadas las precauciones bajo las cuales se ha acordado realizarlas, las próximas elecciones están lejos de representar una amenaza o posible foco de aumento de los contagios. Por el contrario, afirma que la gente ya dio muestras de que sabe cuidarse en estas instancias y que acude a las urnas tomando todas las precauciones necesarias para evitar infectarse.

“Las elecciones del 25 de octubre, con ocasión del plebiscito, no generaron un aumento de los casos. No veo por qué las de ahora puedan tener un efecto contrario, a pesar de que -efectivamente- hoy la situación es más compleja, por el mayor número que hay de casos y de activos diarios. Lo que pasa es que el riesgo de contagiarse es mucho más elevado en lugares donde la gente se aglomera y convive e interactúa por horas, deja de usar mascarilla y se descuida. Eso no se vio en las votaciones de entonces y de seguro no se verá en esta ocasión. Por eso, me parece que en términos epidemiológicos las elecciones no representan un riesgo mayor, siempre y cuando no existan mayores aglomeraciones y celebraciones después”, asegura el médico infectólogo. 

Análisis comparativo

Para el doctor Rodrigo Cruz, en la decisión de realizar las elecciones no solo se debe considerar la evolución que la pandemia presenta en la actualidad, que de igual manera muestra una tendencia a la baja, sino, también, lo ocurrido después del plebiscito de 2020, específicamente, durante las dos semanas siguientes, por ser ese el período máximo de incubación del virus que provoca la enfermedad.

En efecto, el domingo 25 de octubre, día en que se realizaron las votaciones relativas al plebiscito constituyente, Chile registró un total diario de 1.540 nuevos contagios, mientras que los casos activos confirmados llegaban a 9.784, con una tasa de incidencia de 61,9 por cada cien mil habitantes. La positividad, en tanto, era del 2,9%.

A su vez, la Región de Valparaíso contaba en esa misma fecha 84 nuevos contagios diarios y 529 casos activos confirmados, con una tasa de incidencia de 45,3 por cada cien mil habitantes y una positividad del 3%.

“Lo más relevante de estos datos, en términos epidemiológicos, es que en la semana en que se realizó el plebiscito a nivel nacional se contabilizaron 10.303 y que en la Región de Valparaíso estos totalizaron 577. Catorce días antes los contagios semanales habían sumado 11.192 y 734, respectivamente. En otras palabras, las cifras de la pandemia se encontraban dentro de los umbrales considerados adecuados y mostrando una caída”, acotó el director del CDIEI-UV.

Según precisa el doctor Cruz, para el domingo 8 de octubre el panorama era el siguiente a nivel nacional: en esa semana se contabilizaron 9.694 nuevos contagios en el país. Es decir, catorce días después del plebiscito el número de infectados nuevos sufrió una disminución de 5,92%, comportamiento similar al de los casos activos, que llegaron a 9.311 y que implicó su disminución en un 4,84%.

En la Región de Valparaíso la caída fue todavía más pronunciada, ya que durante la segunda semana después de esa jornada electoral se registró un total de 467 nuevos contagios, equivalentes a un 19% menos de casos. En tanto, los activos llegaron a 449, un 15,13% menos.

“En resumen, transcurridas dos semanas después de la elección del 25 de octubre -periodo máximo a considerar para la incubación del virus y, por lo tanto, para prever la aparición de potenciales brotes masivos- se tiene que los contagios de COVID-19, lejos de evidenciar una eventual alza atribuible a las elecciones, mantuvieron la tendencia a la baja que venía experimentando en las semanas previas. Y la positividad se mantuvo en torno al 3%, en la Región y el país. O sea, éstas no afectaron la curva natural que venía presentando la pandemia. Incluso, esta cayó un poco más y continuó así hasta diciembre, cuando debido a las fiestas de fin de año las cifras comenzaron a elevarse nuevamente y culminar en la segunda ola de la pandemia, cuyos efectos se continúan padeciendo hoy”, argumentó el especialista de la Facultad de Medicina de la Universidad de Valparaíso.