Más de mil internos nivelan sus estudios en la cárcel de Valparaíso

Con cerca de 400 internos en sus aulas y nuevas dependencias comenzó el año escolar en el Centro Educativo Horizonte, uno de los tres establecimientos formativos que funcionan al interior del Complejo Penitenciario de Valparaíso.

Con la finalidad de dar inicio formal a las actividades académicas se efectuó una sencilla ceremonia, oportunidad que también sirvió para inaugurar la ampliación y refacción de las aulas existentes en los módulos 110, 111,113 y 114. En la actividad estuvo presente el senador Juan Ignacio Latorre, el director regional de Gendarmería, coronel Álvaro Rivera Andrade, el alcalde de Valparaíso, Jorge Sharp.

La ceremonia se efectuó en el patio de maniobras del establecimiento penitenciario y contempló el corte de cinta y visita de una de las nuevas salas ubicadas al interior de los módulos.

El director regional de Gendarmería, coronel Álvaro Rivera Andrade, destacó la importancia de la educación en el proceso de reinserción de los privados de libertad.

“La educación forma parte de uno de los pilares que mayor impacto tiene en la labor de reinserción de la población penal, en el entendido de que es una herramienta a través de la cual se entregan los conocimientos e insumos necesarios para que se vayan acercando a la sociedad con herramientas concretas en sus manos”.

Por su parte el director del centro educativo Horizonte, Gilberto Soto, detalló que “en este momento estamos con 383 alumnos matriculados. (La matrícula) ha aumentado significativamente, un 20 por ciento. La ampliación de estas nuevas dependencias va a significar, primero que nada, tener un espacio físico como para poder desarrollar de mejor manera el trabajo educativo de los docentes”.

En cuanto a los objetivos para este nuevo año escolar, Soto afirmó que “la expectativa es consolidar lo que ya se ha logrado e iniciar los trámites, tanto técnicos como financieros, para lograr que el próximo año podamos entregar oficios a lo que es la educación básica”.

El director agregó que se enseñaría el oficio de ayudante de instalador eléctrico y tendría una matrícula para 45 internos, habitantes de los módulos 110 y 111.

A fines del pasado mes de marzo eran 1143 los privados de libertad matriculados en alguno de los tres establecimientos educacionales que funcionan al interior del recinto penal porteño. A ellos se deben sumar otros 735 que nivelan sus estudios en las restantes unidades penitenciarias de la región. Esta cifra es superior en un once por ciento respecto a la cantidad de alumnos existentes a la misma fecha del año 2018.

Educación superior

Además del programa de nivelación de estudios, este año dos dependencias del subsistema cerrado impartirán educación superior. Se trata del Complejo de Valparaíso y el Centro de Cumplimiento Penitenciario de los Andes. En dichos recintos la Universidad de Playa Ancha dictará la carrera de técnico en administración logística a un total de 64 privados de libertad, tanto hombres como mujeres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *