Limache pospone retorno a clases presenciales

El municipio de Limache decidió postergar el retorno a clases presenciales en los establecimientos educacionales bajo su admiración hasta que la comuna avance a Fase 3 del Plan Paso a Paso. Así lo informó el alcalde, Daniel Morales, tras sostener una reunión con integrantes del Colegio de Profesores, asistentes de la educación, centros de padres y directivos municipales del área de educación y salud.
 
En la oportunidad, se analizaron distintos factores relevantes para el regreso a las salas de clases, esto en el contexto del avance de la comuna a Fase 2. No obstante, las partes consideraron que la situación epidemiológica actual aún representa un escenario incierto y poco seguro, tanto para alumnos como profesores.
 
En ese sentido, el alcalde de la ciudad explicó que “aquí tenemos que adecuarnos a nuestra propia dinámica y tenemos que entender y dialogar con nuestra propia realidad, y en base a nuestros antecedentes, los datos que los propios apoderados han recogido, el colegio de profesores y obviamente también nosotros desde el municipio, lo que hoy estamos haciendo es una decisión de poder ingresar a clases sólo en Fase 3 y de manera gradual”.
 
De esta manera, el reingreso presencial a los establecimientos municipales en Fase 3 se hará de manera gradual y voluntaria, comenzando con niveles técnico profesional, tercero y cuarto medio y octavo básico.
 
“Lo que estamos realizando hoy día es considerar la situación psicológica de las personas, así como la situación sanitaria de la comuna y también leyendo que una Fase 2 es tremendamente inestable, los argumentos que se ocupan y los elementos que establecen para poder decidir si se avanzó o no, obviamente son datos que se van generando semana a semana y cuando avancemos la Fase 3, tendremos una consolidación en la base de datos de casos activos y obviamente en la disponibilidad por ejemplo, de camas UCI», señaló Morales.
 
Finalmente, y en base a la nueva modalidad trimestral adaptada en la comuna por la pandemia, los participantes en la reunión decidieron generar una semana de descanso para docentes y alumnos con el objetivo de poder resguardar un próximo regreso presencial a clases y dar un respiro a toda la comunidad educativa que se ha visto afectada por la situación sanitaria, el encierro y la necesidad de adaptarse a nuevos métodos de aprendizaje.