Hospital van Buren recupera ascensores paralizados por casi una década

Después de casi diez años sin uso, debido a una falla en su sistema de funcionamiento, el Hospital Carlos van Buren de Valparaíso dejó operativos dos ascensores conocidos como “panorámicos” que recorren entre el primer y el quinto piso de la torre quirúrgica del recinto de salud.

Según señaló Javier Infante, Subdirector Administrativo del establecimiento, “la recuperación de estos dos ascensores es un viejo anhelo de toda la comunidad hospitalaria, ya que viene a complementar los ascensores camilleros con que cuenta la torre más antigua del hospital. Aquí se va a poder transportar a la gente, que es lo más importante y también transportar algunos insumos y materiales”.

La inversión realizada por la empresa “Esat Ascensores” para hacer funcionar los antiguos elevadores alcanzó los 40 millones y se enmarca en el contrato de mantención de estos equipos, el que se extiende por 24 meses, estando vigente desde noviembre del año pasado, lo que incluye a los siete ascensores camilleros, que son de mayor tamaño, los cinco de traslado de personas y el montacargas de la bodega de economato.

Por su parte, Carlos Saa, Jefe de Equipo Industriales, manifestó su satisfacción por la recuperación de los equipos, ya que “los deja operativos para el uso público y descomprime a su vez el uso de los otros dos ascensores, que son de mayor capacidad”. Igualmente señaló que “este contrato de mantención vigente tiene incorporada la instalación de cámaras de seguridad en todos los ascensores del hospital, lo que permite aumentar la seguridad de los funcionarios, pacientes y de los propios equipos, ya que muchas de las fallas que a veces tienen éstos se deben al mal uso que se les da”.

Durante estos primeros días de uso, los ascensores se encontrarán funcionando en marcha blanca, por lo cual las autoridades del hospital hicieron un llamado a estar alertas frente a cualquier inconveniente o molestia que se pueda producir, dadas las calibraciones o reparaciones pendientes, a lo que se suma el aforo reducido en el uso que alcanza solo a las dos personas por viaje, debido a las restricciones sanitarias generadas por la pandemia.