Greenpeace eleva globo aerostático en playa viñamarina para solicitar a los comercios un mayor control en la comercialización de plástico

En un escenario donde Chile se posiciona como  el país latinoamericano que más desechos plásticos genera en la región, activistas de Greenpeace en Chile elevaron esta mañana un globo aerostático de 25 x 7 metros en la playa del Deporte de Viña del Mar con el mensaje “ Libérate del Plástico”. Esto, con el objetivo de  hacer un llamado a los comercios a liberarse de este componente y ofrecer alternativas de materiales nobles en el empaque de sus productos para los consumidores.

Según la organización ambientalista, la producción y comercialización innecesaria  irresponsable de artículos plásticos de un solo uso y las deficiencias en los sistemas de reciclaje, donde en Chile sólo el 8% del plástico se recicla, conllevan una fuga continua de este material. “Por esto, La  campaña propone que los comercios ofrezcan alternativas al plástico sobre todo de aquellos productos con mayor presencia en la naturaleza como son  los empaques de alimentos y botellas”, explicó, Soledad Acuña, activista y líder del movimiento Exige Alternativas.

Asimismo, enfatizan que durante la última limpieza masiva de playas realizada en 2019, antes de la pandemia, se recogieron más de 4 mil kilos de basura solo en la región de Valparaíso sumando 180 toneladas de residuos en todo el borde costero de nuestro país. “ Esto no puede seguir sucediendo, por eso, estamos aquí sobre una icónica playa chilena donde el mar y sus especies son afectadas por el consumo indiscriminado de plásticos, para hacer un llamado a liberarse del plástico, a que los comercios nos den alternativas para eliminar de nuestra rutina el uso de bolsas, botellas, bombillas y empaques de comida que terminan afectando las especies que habitan aquí”, enfatizó Pangal Andrade, activista  ambiental que se ha sumó a esta campaña de Greenpeace.

“El consumo de plástico desechado termina mayoritariamente en las costas y el mar, desde donde se traslada a lugares remotos gracias a las corrientes oceánicas, afectando ecosistemas de océano profundo y costeros, así como las comunidades que dependen de ellos”, recalcó Acuña.

La actividad finalizó con una limpieza de playa por parte de los voluntarios de Greenpeace.