Gobierno Regional de Valparaíso entregó reconocimiento a dirigentes de APR en el Día Nacional de la Gestión Comunitaria de las Aguas

En el Día Nacional de la Gestión Comunitaria del Agua se llevó a cabo un reconocimiento por parte del Gobierno Regional de Valparaíso a dirigentes de sistema de Agua Potable Rural (APR) por su trabajo con la comunidad para afrontar las necesidades de agua de los territorios.

Así, el gobernador de la región, Rodrigo Mundaca, pudo entregar un diploma honorífico a los representantes de 19 APRs de distintas comunas de la región, en un acto en que también se dieron cita los alcaldes de Catemu, Petorca, La Ligua, Santa María y Panquehue, además de consejeros regionales.

De esta forma, los dirigentes reconocidos en la ocasión representaron a los sistemas APR de: Catapilco, Los Guzmanes, La Troya, Río Colorado, Horcón, La Victoria, Cajón de Lebu, Cooperativa Laguna Verde, Concón, El Tabo, Malvilla, Leyda, Panquehue, Quebrada Castro, Santa María, El Cepo, Paso Oscuro, Las Palmas y El Porvenir.

Rodrigo Mundaca, gobernador de la Región de Valparaíso, se refirió a la importancia de los Servicios Sanitarios de Agua Potable Rural, donde actualmente se cuenta con 266 en la región de Valparaíso, e hizo énfasis en la instancia de reconocimiento, toda vez que «Nunca en el Gobierno Regional se había realizado una iniciativa de esta naturaleza. Tener a las y los dirigentes de APR, a los alcaldes de comunas emblemáticas donde la privación de agua compromete la política pública comunal, como Petorca, Catemu, La Ligua, Panquehue y Santa María, da cuenta efectivamente de la necesidad de que la comunidad del Gobierno Regional trabaje muy de la mano con los municipios”.

Además, reafirmó el compromiso con las 38 municipalidades de la región, recalcando que “La causa del agua no tiene barreras ideológicas, ni idiomáticas, ni tiene fronteras. La causa del agua es una causa universal, porque si nos falta el agua -simple y llanamente- toda la vida se encuentra amenazada”.

Por su parte, María Inés Espinoza, presidenta de la Unión de APRs Cuenca Río Petorca, resaltó la instancia y detalló el arduo trabajo que ha significado el mantener con agua a las comunidades, indicando que “La lucha mía ha sido por tener el agua en mi comunidad de Quebrada de Castro, que fue por mucho tiempo por camiones aljibe, y con mi lucha he logrado tenerla con agua con un pozo y ahora conectada a conducción. Entonces, eso para mí es una alegría de ver, la lucha para la comunidad, y agradecer que acá nos haya invitado el gobernador a celebrar este día muy importante para la lucha del agua potable rural”.

Desafíos ante la crisis hídrica

Rodrigo Díaz, alcalde de Catemu, enfatizó en la necesidad de que las instituciones y autoridades dispongan de la voluntad para acelerar los procesos y la burocracia ante las urgentes necesidades de agua de las comunidades, ya que “Cuando una comunidad está a punto de quedarse sin agua en uno en dos meses, yo no puedo estar postulando a un fondo, yo no puedo venir al Gobierno Regional a ver el proyecto que se va a demorar tres meses, que tiene un costo de veinte millones, y lo hemos conversado muchas veces con el actual gobernador, que comparte todas estas preocupaciones, y que tiene que ver con la burocracia que se determina del gobierno central”. Junto con ello, expuso el caso crítico de la zona de El Ñilhue, en donde “Nos quedan dos metros de agua en el pozo de nuestro APR, es decir que –probablemente- no lleguemos a noviembre con agua, y ahí es cuando uno empieza a dimensionar el problema. (…) Hablamos con la gente de la DOH, hablamos y hablamos, y no se avanza nada; y ahí es cuando uno pide con toda la humildad, pero con toda la fuerza, que tratemos de bajar las barreras de la burocracia para este tipo de temas que son de una urgencia superior».

Finalmente, Iván Reyes, consejero regional y presidente de la Comisión de Recursos Hídricos del CORE, señaló la importancia de buscar nuevas fuentes de agua y de la reutilización de las mismas antes la crisis, haciendo referencia a que el Consejo Regional “Ha asumido un compromiso y se llegó al momento en que tenemos que salir a buscar ya nuevas fuentes de agua, ver cómo podemos trabajar en función de las plantas desaladoras la recuperación del aguas, tanto de las plantas de tratamiento urbanas rurales, o la recuperación de las aguas que se vierten al mar a través de los emisarios submarinos. Ciento sesenta y cinco millones de metros cúbicos de agua al año son las que nosotros estamos perdiendo en esta región porque no hemos sido capaces de recuperarla, ese es un trabajo importante que nosotros tenemos que desarrollar hoy día”.