Exitoso traslado de ocho palmas chilenas del hospital van Buren a la Reserva Lago Peñuelas

Ocho  ejemplares juveniles de palma chilena (Jubaea chilensis), ubicados en terrenos del hospital Carlos van Buren, fueron removidos y luego trasplantados exitosamente en el sector de administración de la Reserva Nacional Lago Peñuelas, en Valparaíso.

La intervención se llevó a cabo para facilitar las obras de ampliación de la Unidad de Emergencia Respiratoria del recinto médico, a través de una alianza entre el centro asistencial, la Corporación Nacional Forestal (Conaf), el Jardín Botánico Nacional de Viña del Mar y el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG).

Así lo informó la encargada de la Unidad de Gestión Ambiental del hospital, Alejandra Briones, quien explicó que “detectamos que estas palmas eran un impedimento para ampliar la unidad respiratoria, que en esta época, con la pandemia, es tan necesaria, porque tenemos muchos pacientes respiratorios. En el fondo, como es una especie protegida y en peligro de extinción, teníamos que hacer un proceso especial para poder sacarlas y  trasplantarlas”.

Por su parte, el director regional de Conaf, Sandro Bruzzone, detalló que “las ocho palmas son juveniles, ya que no han iniciado su proceso de semillación. Miden entre cuatro y cinco metros de altura, y pesan alrededor de cuatro toneladas cada una (…) Las relocalizamos en un uno de los sitios destinados para la reconversión con bosque nativo, proyecto de más de 300 hectáreas, que contará con los cuidados y la supervisión permanente de nuestro personal guardaparques”.

En tanto, el director del Jardín Botánico Nacional de Viña del Mar, Alejandro Peirano, manifestó que “nadie se explica por qué había ocho palmas instaladas en un lugar muy incómodo para ellas, donde se hará una ampliación del hospital. Había palmas de una edad promedio de 50 a 60 años, que necesitaban el traslado a esta zona de Conaf. Nos ubicaron a nosotros porque tenemos experiencia en el tratamiento de las plantas, evaluamos la opción y la ejecutamos”.

Finalmente, la encargada regional de Estrategias de Conservación de la Palma Chilena de la corporación, Paloma Bravo, quien tramitó los permisos de traslado y reubicación de los ejemplares, destacó que las trabajadoras de la Unidad de Gestión Ambiental del hospital porteño  “tuvieron el ojo y el cuidado para identificar a esta especie, que actualmente se encuentra en peligro de extinción; son ocho joyas de la naturaleza, de nuestra flora nativa endémica, que esperamos lleguen a adultas en la reserva, y que puedan iniciar ahí su proceso de reproducción”.

Cabe consignar que el SAG emitió la autorización para  el traslado de las palmas chilenas; Conaf gestionó aspectos logísticos y la relocalización en la Reserva Nacional Lago Peñuelas, área  protegida bajo su administración; el Jardín Botánico prestó apoyo técnico para el descepado y la replantación; y el hospital Carlos van Buren financió el servicio de remoción, transporte y trasplante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *