Especialista de Hospital de Quilpué: “Hemos observado un aumento de pacientes hospitalizados por enfermedades cardiovasculares”

La pandemia ha afectado de distintas maneras la salud de la población y si bien se requiere mantener el alerta y las medidas de prevención, no puede convertirse en un obstáculo a la hora de prevenir y controlar adecuadamente las enfermedades cardiovasculares que siguen cobrando millones de vidas alrededor del mundo.

Así lo destacó el cardiólogo del Hospital de Quilpué, Dr. Guillermo Hernández Carvallo, quien expresó que se ha producido un aumento de pacientes hospitalizados a causa de la descompensación de enfermedades cardiovasculares, tanto en la red pública como privada de salud, y alertó ante la necesidad de mantener los tratamientos y controles preventivos de la población para no enfermar o descompensar cuando ya se tiene un cuadro crónico.

“Sabemos que muchos pacientes crónicos han dejado de controlarse por distintos motivos, por temor a salir de sus hogares a los centros de salud, debido a  la suspensión o aplazamiento de horas y controles tanto en atención primaria, secundaria y terciaria, lo que produce que muchos enfermos crónicos se fueran descompensando”, precisó.

Si bien se ha visto una disminución de pacientes hospitalizados COVID-19, se ha observado una gran cantidad de pacientes cardiovasculares que deben hospitalizarse. “En nuestro recinto hemos tenido un gran incremento de pacientes con patología cardiovascular que no es tan común de observar”, señaló el Dr. Hernández.

Y varios son los factores que se repiten a la hora de evaluar las características de los pacientes que deben ser hospitalizados por cuadros cardiovasculares: “falta de control ambulatorio de las patologías, un mayor sedentarismo de las personas, el aumento de factores de riesgo como alimentación en exceso, tabaquismo, abuso de alcohol, cuadros de salud mental que inciden en la aparición o descompensación de estas enfermedades”, expresó el Dr. Guillermo Hernández.

Desde ese punto de vista “la intervención más importante para todo tipo de enfermedades, es la prevención. Muchos estudios han demostrado que el mayor descenso de la presión arterial en pacientes hipertensos crónicos, se produce cuando la persona cambia sus hábitos de vida, deja de ser sedentaria, se alimenta saludablemente, evita el consumo de tabaco y alcohol. De esta manera se retrasa la aparición de enfermedades cardiovasculares”, expresó el especialista, quien hizo un llamado a la población a prevenir y mantener los controles de salud y tratamientos.

Avance en cardiología

En este Mes del Corazón, el dr. Guillermo Hernández destacó el avance que ha experimentado el área de la cardiología en el Hospital de Quilpué. “Hemos crecido. Somos un grupo de 5 cardiólogos, que hemos ido desarrollando diferentes aspectos de la especialidad que nos ha permitido ir resolviendo patologías más complejas o graves en el ámbito de pacientes hospitalizados, que antes costaba mucho tiempo diagnosticar y llegar a su resolución”.

Además, destacó el buen nexo que mantienen con el servicio de cirugía cardiovascular del Hospital Gustavo Fricke, con el cual se realizan reuniones periódicas para presentar los pacientes que requieren resolución cardioquirúrgica o de otro nivel de complejidad como técnicas electrofisiológicas, instalación de marcapasos, de dispositivos de ayuda a la insuficiencia cardiaca, entre otras.

“El Hospital de Quilpué adquirió un ecógrafo de última tecnología que nos ha permitido mejorar mucho la calidad de las imágenes, hacer diagnósticos más precisos y por lo tanto llegar más a tiempo y no en una forma desfasada a los diagnósticos. El hecho de tener una UPC que también ha ido creciendo con más camas UCI e intermedio permite darle soporte a estos pacientes cuando ya están en una etapa muy grave de su enfermedad y poder ser un puente hacia la cirugía cardiaca por ejemplo. Desarrollamos reuniones con el equipo cardiológico todas las semanas, se pasa visita a todos los pacientes cardiológicos hospitalizados y así en conjunto podemos tomar las mejores decisiones en relación a las mejores alternativas terapéuticas para nuestros pacientes. En definitiva, nos hemos ido constituyendo como una unidad cardiológica más cohesionada, con mayores herramientas”, puntualizó.