Escuela intrahospitalaria CANEC del hospital Gustavo Fricke retoma clases presenciales

La escuela intrahospitalaria CANEC del hospital Gustavo Fricke de Viña del Mar, la más antigua del país con 21 años de existencia, volvió a dictar clases presenciales a los niños y adolescentes hospitalizados.

Estos pequeños se suman a los 40 alumnos, con estudios reconocidos por el Ministerio de Educación, que asisten a clases desde sus domicilios o en el aula multigrado, y que durante la pandemia tuvo que cerrarse, al igual como ocurrió con los establecimientos educativos de todo el país.

Pedro Zepeda, director de la escuela, explica que “la escuela hospitalaria tiene dos grandes propósitos: uno es entregar educación a niños, niñas y adolescentes que no pueden asistir a una establecimiento educacional tradicional; y el otro propósito es terapéutico. El trabajo que hacemos en los espacios clínicos, en el espacio del aula hospitalaria y en las casas de los estudiantes es minimizar todos los efectos negativos que produce el diagnóstico médico, la enfermedad y los tratamientos médicos, es decir, minimizamos todos los efectos como por ejemplo, la ansiedad, el estrés, los miedos y la incertidumbre, entre otros”.

Hoy, los niños que están internados en traumatología, cirugía o pediatría, reciben sus clases y sus evaluaciones son integradas a las que tienen en sus propios colegios, lo que ha sido una sorpresa para los alumnos.

Mayerly Moyano, quien cursa séptimo básico y lleva más de una semana hospitalizada, cuenta que “ir a la escuela ha sido algo normal, te ayudan en todo lo que pueden, las tareas son fáciles, pensaba que no iba a tener clases, igual ha sido entretenido”.

Mía Berríos, señala que “nunca pensé que habían clases en el hospital. Igual son buenas y me gustan, aunque me tomó por sorpresa que en la mañana cuando desperté había profes, entonces fue como ¡oh! Qué raro. Lenguaje es el que más me ha costado y mi favorita es matemáticas”.