El velero internacional que investiga el rol del océano en el cambio climático llegó a Valparaíso

Luego de más de dos meses de travesía por el mar de Chile, la goleta Tara llegó al puerto de Valparaíso, su penúltima parada en territorio nacional. Allí, la tripulación del velero, más autoridades científicas que colaboran con la misión, participaron de un Taller “Cooperación Francia-Chile en el océano y cambio climático: Camino a la COP 26”, que reveló los últimos avances que ayudan a comprender el impacto del cambio climático en los océanos.

La misión, realizada gracias a una colaboración entre la Fundación Tara Océan y CEODOS Chile, genera un muestreo integral del material genético de los microorganismos que habitan el mar chileno, desde la Antártica hasta Iquique. En febrero pasado arribaron a la bahía de Puerto Montt, y luego pasaron por Talcahuano. Esta vez, la goleta Tara llegó a las costas de Valparaíso para mostrar parte de su expedición.

El encuentro congregó a autoridades políticas y científicas, destacando  la participación de la ministra del Medioambiente, Carolina Schmidt; el ministro de Ciencia, Andrés Couve; el director de Políticas Internacionales de la Fundación Tara Ocean, André Abreu; el director del Centro de Modelamiento Matemático y co-coordinador de la misión en Chile, Alejandro Maass; y el director de Medio Ambiente y Asuntos Marítimos del Ministerio de Relaciones Exteriores, Waldemar Coutts, entre otros.

Durante la sesión los participantes discutieron cómo las acciones que realiza el velero Tara pueden convertirse en acuerdos que contribuyan a la mitigación del cambio climático. Todo esto, en miras de la próxima Conferencia de las Naciones Unidas para el cambio climático (COP 26), que se hará a principios de noviembre en Escocia.

Luego de Valparaíso, la goleta pasará por Iquique para después seguir su tramo hacia el Canal de Panamá. Durante los próximos dos años, Tara recorrerá las costas del Atlántico Sur, la Antártida, así como gran parte de la costa oeste de África, para finalmente retornar a Francia, su punto de partida, y entregar sus resultados que podrían dar nuevas pistas para frenar el cambio climático.