Denuncian exhumación ilegal en cementerio de Santa Inés: Cabeza de cadáver habría sido removida y reemplazada por pelota de tenis

Un nuevo y macabro caso de exhumación ilegal fue denunciado durante la presente jornada en la Fiscalía de Viña del Mar. La nieta de un hombre sepultado en el cementerio Santa Inés asegura que la cabeza del cadáver de su abuelo fue removida y que en su reemplazo se instaló una pelota de tenis.

Según relató Lorena Peñaloza, nieta de Juan Godoy Salcedo, quien falleció el 10 de septiembre del 2004, el hecho quedó al descubierto este año cuando como familia decidieran sepultar a su abuela junto a su esposo en su nicho particular. Al abrir la tumba se percataron que al cuerpo del hombre le faltaba su cabeza, la que había sido reemplaza por una pelota de tenis, y también había desaparecido un accesorio de oro que llevaba su corbata.

De esta macabra escena fue testigo Patricia, hija de don Juan, quien días después se lo contó a su familia, la que inició una serie de gestiones para poder volver a abrir el nicho y revisar efectivamente si el cuerpo pertenecía al hombre, lo que finalmente, pese a la resistencia de la administración del cementerio, se concretó dos meses después, encontrando un cadáver diferente, ahora con cabeza, y con una dentadura completa, pese a que su padre no tenía dientes.

“La verdad me quedé callada, en shock, y a las semanas vine a contarle a mi hija y mi nieto de lo que había visto, y ahí empezamos los trámites para poder volver a abrir el nicho y nos encontramos con una calavera entera, completa, negra como carbón. Yo sé que ese no es mi padre, y quisiera que se le hiciera un ADN para saber qué persona está ahí, y finalmente se haga justicia, porque con esta denuncia buscamos justicia y que a otras familias no les vuelva a ocurrir”, relató Patricia.

La denunciante llegó esta mañana hasta la Fiscalía de Viña del Mar en compañía del diputado Rodrigo González para solicitar una investigación que permita dilucidar lo sucedido.

El parlamentario señaló que estos nuevos antecedentes ratifican la denuncia presentada meses atrás por hechos similares en el mismo recinto y aseguró que “las exhumaciones ilegales que se han producido en el cementerio Santa Inés bajo conocimiento e instrucciones del anterior gerente que tenía la Cormuviña, Rodrigo Macuada, quien habría dado órdenes o instruido junto a su secretaria en varias oportunidades, como se señaló anteriormente por el presidente del sindicato y otros dirigentes, para hacer intrusión a las bóvedas y nichos y poder sacar productos de valor comercial como collares o piezas dentales de oro, incluso tráfico de órganos”.

Finalmente, según argumentó el abogado Paulo Pérez, no habría que descartar dentro de los delitos la asociación ilícita por la reiteración en las prácticas y formas en que se manipulaban los cuerpos y nichos “Este se suma a otros casos que está investigando el Ministerio Público, este tiene particular gravedad, porque aquí estamos hablando de una exhumación ilegal, de delito de hurto, e incluso podría llegar a una asociación ilícita, porque nos hemos dado cuenta a través de las denuncias que nos están llegando que había un modus operandi, funcionarios que se estaban concertando para realizar estas exhumaciones”.