Corte de Apelaciones de Valparaíso confirma condena de 10 años de presidio para hombre por violación y abuso sexual

La Corte de Apelaciones de Valparaíso rechazó el recurso de nulidad deducido en contra de la sentencia que condenó a Víctor Alejandro Pulgar Vidal a la pena efectiva de 10 años de presidio, en calidad de autor del delito de violación de menor de 14 años y de abuso sexual de persona menor de 14 años en carácter de reiterado. Los ilícitos se registraron entre 2012 y 2014 en Limache.

En fallo unánime, la Segunda Sala del tribunal de alzada –integrada por los ministros Max Cancino, Carolina Figueroa y el abogado (i) Gonzalo Góngora– rechazó la acción judicial que buscaba la nulidad de la sentencia dictada por el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Quillota, dictada el pasado 5 de agosto.

«(…) la defensa supone a la sentencia objetada una defectuosa valoración de la prueba rendida, en  tanto la incorporada en juicio contradice el principio de razón suficiente,  defecto que reduce al hecho que la decisión condenatoria está construida solo en base a la declaración  de la víctima,  única prueba real rendida en juicio que no se encuentra contrastada sistemáticamente con las declaraciones de los testigos y prueba pericial producida  en juicio,  prueba que únicamente se limita a reiterar lo expuesto por la víctima, de cuya constatación se advierte que esta constituye razón suficiente en orden a que los hechos ocurrieron en la forma indicada en la acusación”, sostiene el fallo.

Agrega: «Que de todo lo anterior es posible concluir por una parte que, la fundamentación de la sentencia objeto del recurso permite sin duda reproducir el razonamiento utilizado por los  sentenciadores para alcanzar su decisión condenatoria y, por otra, que esta contiene una exposición clara, lógica y completa de cada uno de los hechos, circunstancias que se dieron por probados, favorables o no al acusado, así como una adecuada valoración de los medios de prueba, sin que en dicho proceso se constate una vulneración a los principios de la lógica, o las  máximas  de  la  experiencia  y  los  conocimientos  científicamente afianzados. Por lo mismo que, no resulta atendible lo expuesto por la defensa, en orden a que el fallo se encuentra construido sobre la mera declaración de la víctima, puesto que contrastada ésta con el resto de la prueba: testimonial y pericial, dicho relato acusatorio resulta ser consistente y robusto, en tanto constituye razón suficiente para explicar en forma coherente los hechos materia de la imputación penal”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *