Conaf y SAG llaman al cuidado de las yacas tras relocalización de ejemplar en el Parque La Campana

En medio de las obras de construcción de una parcela en el sector Los Laureles, en  Limache, trabajadores vieron a un particular animal, similar a un ratón, al cual pretendían exterminar.

Uno de ellos, sin embargo, logró constatar que se trataba de un ejemplar de yaca o marmosa elegante (Thylamys elegans) e impidió que lo mataran. Además,  alertó sobre la presencia de esta especie a funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), para que pudieran trasladarla a un lugar seguro y lejos de vehículos y maquinarias.

Luego de realizar las coordinaciones correspondientes, los trabajadores del SAG capturaron al mamífero y, junto a guardaparques de Conaf, lo liberaron en el sector Cajón Grande del Parque Nacional La Campana, en Olmué.

Al respecto, la jefa de la Sección de Conservación de la Diversidad Biológica de Conaf, Javiera Meza, explicó que la yaca “puede ser confundida con un roedor, pero en realidad es un mamífero con características bastante diferentes. Se distingue por ser bien trompudo, por tener unas orejas muy grandes, unos ojos que parecen pequeñas bolitas negras. Tiene un pelaje bastante denso, de color grisáceo y en algunos casos un poco marrón”.

“Posee una cola bien curiosa, porque, además de poder enroscarse para ayudarlo a trepar por los árboles, almacena grasa para afrontar el invierno y las épocas frías y de poco alimento en el territorio”, añadió.

Meza expuso que “la yaca es bastante pequeña, mide entre 18 y 27 centímetros, pero un 60 % de esto lo constituye su cola. Pesa entre 8 a 35 gramos. Es de hábitos nocturnos y se alimenta de insectos y otros pequeños vertebrados. Vive en matorrales y bosques de esta zona central”. 

Finalmente, la experta advirtió que “esta especie es muy beneficiosa y está protegida por la Ley de Caza (19.473) y la Ley sobre Protección de Animales (20.380), porque ayuda al control de los insectos y también de pequeños vertebrados”.