Funcionarias e internas celebraron el Día de la Madre en la cárcel de Quillota

Un emotivo desayuno fue el que vivieron las funcionarias, civiles y uniformadas, del Centro de Detención Preventiva (CDP) de Quillota con motivo de la celebración del Día de la Madre. Horas más tarde fue el turno de toda la población penal.

Los festejos comenzaron con un desayuno ofrecido por el jefe del CDP, comandante Mario Contreras, a todas las mujeres que laboran en el recinto penitenciario. La actividad, que contó con el apoyo de Prodemu, incluyó entrega de flores y la presentación de cantantes locales. El momento más significativo se vivió con la presentación de videos con saludos de los hijos de las funcionaras a sus madres, a quienes agradecieron por todo el esfuerzo y apoyo que entregan diariamente. 

Idalia Jelvez, asistente social de personal de Gendarmería, agradeció a quienes hicieron posible el festejo y destacó lo conmovedor que resultó.

“Para nosotras fue súper lindo. Fue una jornada bastante satisfactoria, muy bonita y ojalá se pueda replicar el próximo año y los que vienen. Tengo dos varones, grandes ya, y como mamá uno se emociona mucho con las palabras que ellos expresan y el significado que uno tiene en las vidas de ellos”. 

Culminado el desayuno, el jefe de unidad, junto al seremi de Justicia, José Tomás Bartolucci y el gobernador Iván Cisternas, quienes también compartieron con el personal del servicio público, se dirigieron hasta uno de los dos patios con que cuenta la unidad femenina del CDP. Allí cerca de 70 mujeres privadas de libertad los esperaban para iniciar la celebración.

Pese a lo difícil que son estas fechas para quienes se encuentran recluidos, las internas también pudieron disfrutar de un desayuno lleno de alegría y diversión.

Bárbara Bustamante está ad portas de recobrar su libertad y reunirse con su hija de 8 años. Ella reconoce su familia ha sido un aporte fundamental durante el tiempo de reclusión.

“Para nosotros igual es gratificante tener el apoyo de Gendarmería y del área técnica, que siempre está preocupada de estos actos. Para nosotras es difícil, la mayoría de las internas somos mamás y estamos privadas de libertad sin nuestros hijos, pero uno suele sobrellevar esto con el apoyo de la familia”, señaló.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *