1200 marinos participaron de ejercicio demostrativo en situación de catástrofe natural

Se ha producido un terremoto 8,5 en la región de Valparaíso y el Sistema Nacional de Protección Civil ha declarado Alerta Roja, ya que en la zona damnificada hay múltiples heridos y se reportan áreas incomunicadas. Ese fue el escenario ficticio que obligó el actuar inmediato de la Armada de Chile, materializando el despliegue de medios para ir en apoyo de la comunidad.

El lugar elegido para dar a conocer las capacidades del personal naval fue la playa La Boca de Concón. Las acciones realizadas contemplaron en su fase inicial, el salto en paracaídas de personal de Fuerzas Especiales para efectuar el reconocimiento del área; paralelamente, en el mar, se encontraba desplegado el buque multipropósito “Sargento Aldea”, desde donde desembarcó una compañía de fusileros Infantes de Marina y también prestó sus servicios como buque hospital. En tanto, el OPV “Piloto Pardo”, dispuso el despegue de un helicóptero naval para materializar la aeroevacuación médica desde tierra para un paciente crítico. Por su parte, la Fragata “Lynch”, desplegó ayuda logística en víveres para apoyar a la comunidad que se encontraba aislada en la playa.

Fue el Comandante en Jefe de la Armada, almirante Julio Leiva, quien comentó que, “ustedes han tenido la oportunidad de presenciar un ejercicio desarrollado por nuestra institución en apoyo a comunidades que eventualmente han sido afectadas por una catástrofe. Lo que se mostró es la secuencia normal que ocurre ante la ocurrencia de una catástrofe natural de gran envergadura en la cual las unidades de nuestra institución comienzan arribar en forma secuencial y proveer la ayuda que requiere la población civil. Es muy importante que ese contacto con la población se produzca lo más rápido posible para llevar la tranquilidad de que no van a estar solos, la Armada va a estar preocupada de enfrentar la emergencia y en la medida que sea posible ir avanzando en la solución de esta”.

Además, agregó al finalizar la actividad que “nos sentimos muy orgullosos de nuestras dotaciones, desde aquellos que actuaron como damnificados, con una capacidad histriónica importante, hasta las fuerzas que se desplegaron desde el aire y desde el mar para demostrar, precisamente, nuestra misión: tranquilidad y ayuda desde el mar, para que la población pueda seguir viviendo y trabajando en forma normal”, finalizó el almirante Julio Leiva.

Por su parte, el Comandante General del Cuerpo de Infantería de Marina, contraalmirante IM Pedro Abrego, dijo que “el ejercicio que ustedes acaban de presenciar es para lo cual nosotros también nos entrenamos. Si bien es cierto, nuestra función principal es estar pendiente de una actividad crítica superior que es un conflicto bélico, pero todas las capacidades remanentes que tiene la Armada y en este caso algunos integrantes de la Infantería de Marina que ustedes vieron, es para poder ayudar a nuestros conciudadanos, a nuestros compatriotas cuando hay algún tipo de catástrofe natural o cualquier otro problema que surja en el país. En esos términos, aquí lo que quisimos mostrar son las capacidades que podemos nosotros poner a disposición del Ministerio de Defensa y de la ciudadanía para poder contribuir a mitigar el sufrimiento y ayudar a nuestro personal y a nuestra gente”.

Cabe destacar que esta demostración se realizó en el marco de la Expo Naval 2018, y fue presenciada por los comandantes en jefes de las armadas amigas que se encuentran de visita en la región de Valparaíso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *